Un doce de octubre veraniego entre castaños, montañas de hierro y refrescantes cascadas

Cuando el sol ya empezaba a amenazar con comportarse como en un día de verano, iniciamos nuestra ruta a pie por el Sendero de los Castañares, a un extremo del pueblo de Constantina. La sombra de los castaños resultó reconfortante, protegiéndonos del sol y, a lo largo del camino, sentimos cómo las castañas con su piel de erizo golpeaban el suelo. Luego nos fuimos al emplazamiento minero de Cerro del Hierro, donde contemplamos los extraños montes rojizos con arrugas y hendiduras inquietantes que contrastaban con el resto del paisaje, todavía árido por la falta de lluvias. Finalmente, nos acercamos al nacimiento del río Huéznar, un espejo acuático que conforma un remanso de paz rodeado por una fresca arboleda. Hicimos una parada para comer y nos adentramos en el cauce del río para contemplar de cerca las cascadas y, mientras tanto, aprovechamos la ocasión para refrescarnos.

Para ver más fotos pincha en “eventos”.

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Uncategorized. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a Un doce de octubre veraniego entre castaños, montañas de hierro y refrescantes cascadas

  1. FERNANDO VARGAS dijo:

    QUE BONITO EL RELATO, ME ENTRAN GANAS DE IR DE NUEVO, GRACIAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s